Hambre emocional
Peso

Hambre emocional y hambre física

Para ponerte un poquito en contexto en esta entrada, te escribiré acerca de un concepto que cada vez va tomando más fuerza, fama y auge, pues estamos aprendiendo a diferenciar del hambre verdadera, real, fisiológica, a la emocional, reactiva. Es necesario que estos tengan más difusión pues muchas personas no saben realmente lo que pasa con sus cuerpos y creen que no pueden llevar dietas porque algo más les posee y les hace comer de más, imposibilitando les una buena calidad de vida. 

Las personas suelen creer que comen porque se les antoja, o porque les obligan, en fin hay mil motivos, incluso he escuchado mucho que dicen no poder soportar dietas, ciertos alimentos, que ellos no nacieron para ser delgados,  simplemente no entienden que comen de más, o que simplemente algo más grande les imposibilita perder peso. Podría hacer un gran texto sobre esto, pero prefiero meterte de lleno en el tema. 

Para ahondar este tema me remonto a diversos autores, una de las más conocidas es Geneen Roth, una de las precursoras de este termino. Ella en sus libros cuenta sus experiencias con todo esto, incluso los libros son enfocados en distintos ámbitos, por ejemplo uno es más técnico , conocido como »Cuando la comida es más que comida». Este último relata su experiencia, así como las pautas para poder deja de comer emocionalmente. 

 

Sin embargo el articulo no es para hacer promoción a geneen, aunque su reconocimiento merece, sino para darte contexto de quien me estuvo guiando en este camino, hoy puedo decir que estoy casi curada, y que cada día es una batalla, pero se vuelve más fácil conforme te vas informando y convenciendo que puedes. 

 

El concepto ‘‘Hambre emocional’Se usa para referirse a aquellas comidas que damos guiadas por emociones (obvio) pero citemos un ejemplo. 

Para mí la pizza significa fiesta con amigos, domingo familiar, relajación y en general una emoción POSITIVA

Es por ello que el hambre emocional tiene como clasificación emociones, positivas y negativas

El primer paso es identificar las emociones en la comida. Al identificar las emociones que te produce la comida, el primer paso está dado, y con eso ya vas ganando. 

 

2.- ¿Cómo controlar el hambre emocional?

En realidad NO tienes que controlar nada. Solo se trata en este momento de entender por que comes lo que comes, y cómo lo comes. Después de eso inicia un proceso de complementación, el cuál te recomiendo llevar de la mano de un especialista (psicólogo especializado en trastornos alimenticios). 

Recuerda, primero identificar las emociones, después entenderlas, tomarlas y hacer algo mejor con ellas. 

 

3.- Hambre Física

Te presento a la reina de las hambres, esa que sientes cuando no has comido en horas, después de andar super apurado en cosas de la vida diaria, aquella que cuando te preguntan »que se te antoja comer» dices – Lo que sea, pero ya porque muero de hambre- Esa, es la verdadera hambre física. Venga que tampoco se trata de estar muriendo de hambre siempre para ahora si poder comer, sino de su identificación, de conocer tu cuerpo, de reconocer las señales de cuando algo esta mal o bien, y sobretodo de cuando verdaderamente tienes hambre. 

 

Mi mejor consejo desde mi experiencia es que toques tu estomago con las manos cuando quieras comer por emociones, estrés o lo que se te ocurra menos hambre física, y si sientes Verdaderamente que está vacío, adelante, si lo que sientes es una urgencia por comer porque te rechazaron, entonces abstente, porque dudo que la comida mitigue por completo ese sentimiento negativo. 

4.- Tratamiento

¿A Poco esto tiene tratamiento y cura?

Desde mi experiencia te puedo responder a ambas preguntas que sí. Tienes que ir reconociendo todas tus emociones, ese es el paso más fundamental de todo, el siguiente es saber que hacer con ellas, pero como dije arriba, tienes que ir con un profesional, no acudir a sitios web. 

El tratamiento consisitirá en ver heridas profundas, de la infancia, acontecimientos que te hayan marcado de por vida, experiencias, momentos, etc. En eso tendrás que ver en tu historia personal, un ejemplo de como seria: 

Por ejemplo yo comía mucho dulce porque veía como mi madre lo hacía cuando estaba triste, y asocié el duelo con lo dulce. Así podrás encontrar muchos ejemplos. Probablemente te guste comer picante cuando estás enojado con alguien. O comer helado cuando tus relaciones personales no van bien. 

 

Sugerencias/Consejos

Su respectivo crédito a los creadores de estos consejos, yo sólo soy porta voz de ellos, todo con el fin de ayudarte. 

  • Para identificar el hambre emocional solo detente un momento a pensar PORQUE vas a comer 
  • Para identificar el hambre física toca tu estomago, abdomen con tus manos y pregúntate si de verdad sientes ese vació de hambre. 
  • Practica meditaciones y céntrate en el Mindfullness, casi todos los autores concuerdan en que esta practica es benéfica para tratar el hambre emocional 
  • Busca más información en pdfs, articulos, libros, podcast. 
  • Busca grupos de apoyo
  • BUSCA UN PROFESIONAL 
  • Come solo cuando tengas hambre física 
  • Trata de dar muchas masticadas a tu comida 
  • Disfruta la comida
  • Relájate. 
  • Y Sé feliz en el proceso de sanación. 
En thepodermorado nos preocupamos por tu salud, finanzas y felicidad. Si te gustó nuestro estilo no olvides seguirnos en Pinterest, pues es en donde más activos estamos. Pronto en demás redes sociales 

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *